Estos camareros, encarnados por actores, desarrollan su trabajo con total normalidad, integrándose en el servicio del catering, coordinado con éste, sirviendo agua y vino… hasta ahí todo normal. Pero realmente estos camareros tienen una serie de particularidades en su “extraño y simpático” comportamiento. Digamos que a más de uno le falta un tornillo, cuestión ésta que los comensales desconocen pero de la que se darán cuenta a raíz de distintas situaciones que estos camareros van provocando, todo dentro de un orden para permitir el normal funcionamiento de la cena. Una opción creativa, ¡pero muy rentable económicamente hablando!

 icono-15 icono-13 icono-12 icono-11 icono-09icono-04

¿Con qué tipo de personajes podremos encontrarnos? Aquí van algunos ejemplos:

El meticuloso: Su obsesión es el orden extremo (ordena al milímetro los cubiertos, sirve el vino milimétricamente hasta la mitad de la copa, adereza el centro de mesa, le arregla la corbata a uno de los clientes pidiéndole permiso para ello, le quita una pelusa de la chaqueta…

El escrupuloso: No se fía de lo que están comiendo y bebiendo, mira con recelo la comida, mira al trasluz el vino y el agua en repetidas ocasiones y de manera obsesiva, pide a otro camarero que pruebe la comida no vaya a ser que esté en malas condiciones…

El cantante: No para de canturrear en voz baja todo el tiempo y en momentos incluso se arranca a dar unos pasos de baile.

El novato: ¡Peligro! Aquí viene el novato. Se ve a la legua que es la primera vez que trabaja de camarero. Le tiembla el pulso, tartamudea, se equivoca y en varias ocasiones parece incluso que puede tirar una copa (Lógicamente sin peligro para los comensales).

El seductor: Podemos tener dos versiones (Gigoló o amanerado) se dedicará a coquetear (Guiños, besos al aire, miradas indiscretas, notas secretas de amor para los comensales…) con las señoras o caballeros de la mesa, de una manera muy discreta y educada pero lo suficiente para provocar las risas y cuchicheos (“¿has visto como me ha mirado…?”, “juraría que me ha guiñado el ojo…”) entre los comensales.

El desastre desenfadado (el anti-camarero): Éste no sabe ni a que viene, se toma todas las libertades del mundo, se toma una copa, pregunta constantemente que tal la fiesta, se mete en las conversaciones, es un cotilla, se auto invita a sentarse a la mesa…. En definitiva, el anti-camarero.

PIDE MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS CAMAREROS LOCOS

Proyectos relacionados
Contacto

No estamos en todo momento. Pero usted puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Empieza a escribir y pulse Enter para buscar

Juegos de mesa de gran formato, team building

Send this to friend